Thursday, September 29, 2005

Las Alas del Deseo

Este título es apócrifo. Viene a propósito del último post que publicó Javisanfeliu en su blog (busquen el link de la derecha, Javisanfeliu, “el boss”) en relación a la película del mismo nombre de Wenders.

La primera vez que yo la vi, fue en la U, en un taller que dictaba un profe muy especial que teníamos en esa época, Julio López, quien por su afición (desmedida) por el Séptimo Arte, nos “sugería” ir a su taller donde hacía unas verdaderas clases magistrales de apreciación cinematográfica, en serio! (a las que – por supuesto - asistíamos casi todos por el “susto” de tener malas notas después si no íbamos al famoso taller aquel… pero debo reconocer hidalgamente - por la “tacres” - que lo disfruté!!!!!!). Asistir era todo un reto, más aún cuando pasaba películas pesadas y lentas, según yo en ese entonces… con el paso del tiempo me di cuenta que el problema era mío, porque en esa época aún no tenía vida suficiente como para entender ese nivel de cuestionamiento vital. Ahora le agradezco mucho al profe su insistencia con el tema del cine. Tuve la oportunidad de ver películas maravillosas, como “Recordando con Ira”, “Sonata Otoñal”, “La Amante del Teniente Francés”, “Lady Chatterley’s Lover”, “Sons & Lovers” y por supuesto “Las Alas del Deseo”.

Bueno, retomando… leí el post y me vino una dulce y profunda evocación… además asociado al proyecto del programa “El Desembarco de los Ángeles” o “Tan Lejos, Tan Cerca” que conducía Christian Warnken junto a su memorable “Perro Verde”… quién se acuerda de ese programa único en su (genial) línea editorial? (se dirá asi en la radio?). La evocación fue redonda, TOTAL!

Y ahí quedé pegada con el tema… porque cuán cierto es eso que el deseo tiene alas que te envuelven y no te dejan – es más – son nuestras propias alas rotas las que nos hacen añorar ese estado etéreo y frágil pero poderoso que tienen los ángeles. De hecho, yo siempre he creído que los homóplatos son resabios de nuestras propias alas, que se fueron atrofiando por falta de uso, al final, porque paramos de soñar.

Y no sólo hablo del deseo erótico o sensual, no!, hablo de un deseo mucho más complejo y angustiante… ese de saber - muy en lo profundo – que somos mucho más de lo que vemos en el espejo… Nos azuza y nos impulsa el interno convencimiento que tenemos una esencia angelical… y esto va mucho, pero mucho más allá de las doctrinas y los dogmas religiosos, va más allá del cuestionamiento moral de la fe, de tenerla o no, de creer o no. Va al punto de SABER y TENER CONCIENCIA (to be aware of) que somos más que lo que podemos ver, que somos más que este envoltorio de huesos y pellejo que nos contrae y nos deja pegados al suelo. Este mismo convencimiento que se anida en nosotros es el que nos hace buscar anhelantes aquello que nos falta, aquello que no sabemos exactamente lo que es, pero que tiene que ver con nuestra naturaleza y nuestra sensación de “complitud” acá en la tierra.

No es menor asociar este estado de búsqueda permanente al amor. Esa búsqueda eterna del alma gemela, del ser perfecto para nosotros, del compañero de viaje ideal (o idealizado?) y de saber a cuánto estamos REALMENTE dispuestos a renunciar por él… podríamos renunciar a nuestra vida eterna o –al revés - a nuestra “corporalidad” y al dejar de percibir el mundo en la forma sensual acostumbrada?. Nuestra búsqueda se aquieta un poco, cuando nos enamoramos y decidimos que hemos encontrado nuestra “media naranja” o – me gusta más en inglés – nuestro “better half” (mejor mitad). Cuando encontramos a nuestra pareja, ahí recién nos sentimos “completos” pero angustiados porque no podemos ser parte del otro, “meternos” en el otro, respirar por el otro, ver como el otro, sentir como el otro… pero sin la complacencia inútil del propio ego.

De hecho, cuando sufrimos el des-amor y el olvido, muchas veces sentimos que “algo se nos parte dentro” o que nos han “quitado” algo que considerábamos nuestro… y tratamos de “cortarle las alas” a nuestros sentimientos o a nuestras ilusiones y a nuestros deseos… que curioso, no? Qué curioso es relacionar al amor y los otros sentimientos con las alas, los vuelos y al sentirse “livianitos”… es como si estuviéramos evocando nuestra etapa de ángeles, donde SI podíamos volar, SI éramos livianos y SI podíamos ser uno con nuestro compañero a voluntad.

Al ver el post de Sanfeliu y los comentarios que se sucedieron después (léanlo por favor, está muy bueno!) recordé el monólogo del ángel, que desde la primera vez que lo vi, me dejó tremendamente impactada por la profundidad de sus palabras:


"-Algo ha sucedido… que sigue sucediendo… que me vincula. Fue por la noche y ahora es por el día. Ahora más que nunca. ¿Quién era quién? Yo estaba en ella y ella alrededor mío ¿Quién en el mundo puede asegurar que estuvo alguna vez junto a otro ser humano? Yo ESTOY junto. No ha sido concebido ningún niño mortal sino una imagen común e inmortal. Esta noche he aprendido a sorprenderme. Ella me ha traído al hogar, y yo he encontrado mi hogar."

(No se porque al re-leerla, me re-cordó la escena del Principito y el Zorro en la etapa de la domesticación o al estado de total felicidad de Jack al final de “Azul Profundo”… estar de vuelta donde uno pertenece, en definitiva).

Esta es lejos la más bella declaración de amor y existencia que he escuchado! Definitivamente hay un toque de divinidad en el amor y dentro de nosotros mismos... Qué maravilloso sería poder SER y ESTAR a voluntad EN el otro y perderse en sus límites internos pero sin violentarlos. Con esa pacífica estadía que da el amor mismo, la admiración y el respeto. Con delicadeza al final.

Puede que muchos no estén de acuerdo conmigo en esto, pero no puedo dejar de mencionarlo. El tema me dejó pensado fuerte y largo. A veces me dan muchas ganas de volver a tener mis alas, para poder volar y ver las cosas desde otro punto de vista, proyectados desde lo alto, desde una nueva perspectiva. Me gustaría volver a tener mis alas para poder respirar aires nuevos, renovarme y descansar de la búsqueda incesante de respuestas, para poder cerrarlas en torno a mi y reflexionar o simplemente llorar alguna pena o - tal como Damiel, el ángel de la película - para poder contemplar amaneceres desde lo alto de la estatua y cantar a coro junto a todos los demás ángeles desembarcados.

Si, ya sé. Esto estuvo deep.

12 Comments:

Blogger Rafa said...

Icy

algo me pasa en la espalda...

Tus palabras han sembrado plumas en mi dorso...!


mañana quizás
y a través del bosque
batiré mi envergadura
y embestiré por el norte
develando embrujos
y callando silencios


un gran abrazo.

Rafael

September 29, 2005 10:06 PM  
Blogger la pé said...

hola Icy!
de nada por el link!
lo puse para que muchos recordaran tb. .......
igual que yo.......
............

.... como que con lo que dices... recordé que tengo que volver a verla pronto...... :)
salU2

September 29, 2005 10:29 PM  
Blogger Jose Pablo said...

El curso de paracaidismo es temporalmente ambivalente. Es corto, porque desde que empiezas hasta que saltas de un avión en movimiento no pasan más de tres semanas. Es larguísimo, porque como somos seres pensados para un espacio bidimensional, anatómicamente terrestres, hay que desaprender todo lo aprendido para volar.
Los primeros saltos son con instructor, y entre el miedo que te envuelve y la inconmensurable cantidad de cosas de las que tienes que ir pendiente, realmente no sabes lo que pasa.
Mi salto número 10 jamás lo olvidaré. Fue la primera vez que salté solo y caí por 42 segundos. Como el avión va sin puerta, el viento frío que entra te congela los huesos. Estás cerca de 40 minutos esperando para tomar altura, hasta que finalmente el instructor te da la orden y simplemente saltas.
Lo primero que sentí al caer al vacío fueron los cálidos rayos del sol calentando mi hipotérmico cuerpo. Fue como sentir la bendición de la inmensidad para conocer, en parte, en una muy pequeña parte, algo de su misterio.
No tengo mucho más para decir. Lamentablemente en ese tipo de experiencias el vocabulario entra, en lo que define Lhin, como la zona muda. Cuando las palabras pierden su capacidad de comunicar ("qué sabe el dolor del dolor"), porque no hay palabras que expliquen lo que uno siente ahí arriba. Deliciosamente inenarrable.

Me gustó tu casa, la visitaré más amenudo.

September 29, 2005 10:51 PM  
Blogger javisanfeliu said...

Icy, quizás no tiene que ver con sólo encontrar un alma gemela, sino en comprender desde lo más profundo que somos en relación a los demás, a todos los otros que habitan el mundo. Muchas veces he pensado que el psicoanálisis está errado, nos centra en nosotros mismos, cuando el camino está afuera. El entendimiento está afuera. En el (los) otro (s). Si no, ¿dónde batimos nuestras alas?

Salud, nos leemos, J

September 30, 2005 1:05 AM  
Blogger javisanfeliu said...

Gran post, por cierto.Enorme.

J

pd: Yo era el perro verde! Y "voz"... y un monje... Y el piloto del helicóptero del asombro.... Acabo de recordarlo todo... jajaja! la vida es muy loca.

September 30, 2005 1:08 AM  
Blogger Icy said...

Uy! tantas visitas!!!

Mil gracias a todos!!! Sólo eso, están tan lindos sus comentarios!!!!

Javisanfeliu, muchas gracias por venir!!! Inesperado. Jajajajaaaaa!!!, asi es que TU eras el perro verde, y el monje, y el pilotooo??? Notable!!! Tengo muy gratos recuerdos de esa bella y romántica época de la Concierto. No sabes cuántos!!! (El tiempo que no estuvo al aire, realmente me sentí huérfana!!!).

Y tienes toda la razón!! Uno es en la medida de su quehacer con los demás, creo que hice un poco el alcance de eso al final del post... Lo que ES adentro, ES afuera... Me dejaste pensando...
-------------------

Rafa, tocayo, que maravillosas palabras... acabo de sentir el batir de unas alas pasando por mi ventana...

-------------------

Mujerociosa, mil gracias por el dato del link otra vez y siempre serás bienvenida. No te pierdas!!!
(Ah! y si, tienes que ver la película de nuevo DE TODAS MANERAS!!)

--------------------

José Pablo, mil, mil, mil gracias por compartir con nosotros tu experiencia de volar!!!

Me dieron muchas ganas de tirarme en paracaídas, pero lamentablemente soy un ángel cobarde!!!

Te mando un beso y bienvenido. Me alegro mucho que te gustara mi casa!!!


Un beso y un gran abrazo para todos!!!!

September 30, 2005 10:25 AM  
Blogger Gerald said...

Bien deep, amiga mía.
Pero sabes qué?, si alguna vez tuviste esas alas, Búscalas de nuevo, póntelas y vuela alto, muy alto.
Apunta siempre hacia la Luna, que si fallas,… le apuntarás a las estrellas.
Te mereces lo mejor.

Un beso alado,
Gerald

September 30, 2005 10:35 AM  
Blogger Rafa said...

Icy

Vengo de tierras baldías
y el erial es mi jardín

Vuelo rasante..!
por tres días hacia el norte

Al pasar por tu ventana
el resplandor de tu cabello
licúa mis párpados
y quiebra un mundo.

Ahora mis pies están en tu balcón
y avanzo por entre albas cortinas

Te veo fulgurar en paz

Con el arqueo de una ceja
me invitas a tomar
el licor de la simiente

Ese día,
y cuando por fin descansen mis alas
su última brisa apagará la candela de tus velas rojas, lentamente.

Dejaré mis claves en tu regazo,
y beberemos del caliz extasiados.

Rafael

September 30, 2005 11:12 AM  
Blogger Icy said...

Gerald, gracias por tus buenos deseos... estoy buscando mis alas pero sabes, parece que las extravié en la última mudanza. Seguiré buscando... me han dicho que la luna es hermosa y que en las estrellas vive El Principito, si puedo conocerlo en persona, vale la pena el viaje!!!!
-----------------------

Rafa, tocayo, que quieres que te diga? Me emociona tu pluma alada!!

Besos a los dos y buen finde!!!

September 30, 2005 9:50 PM  
Blogger Rafa said...

Te dejé un regalo en tu ventana...

October 01, 2005 2:41 PM  
Anonymous Anonymous said...

Amiga, lindo su blog. Me sorprendiste!

Llegando voy a buscar esta película a ver si la puedo encontrar.

Lástima que nos encontramos tan encima de mi viaje.

Te voy a estar leyendo.

Yo (para empezar a ser anónima como tú)

October 01, 2005 4:48 PM  
Blogger in.tuyo said...

Qué te hace creer que has perdido las alas? Yo pienso algo diferente. Volverán tus alas. Volverán tus pies. Volverán tus sueños, pequeños. Volverás a ser. Tus palabras, por ejemplo,son tus alas.

April 12, 2006 7:16 PM  

Post a Comment

<< Home